El término de los “cien días” comenzó con Napoleón Bonaparte, pues ese fue el tiempo que le tomó regresar del exilio, reinstaurarse como el líder de Francia y declararle la guerra al ejército Inglés, poco antes de su derrota final en la Batalla de Waterloo.

Poco más de un siglo después, Franklin Roosevelt asumió la presidencia de los Estados Unidos en medio de una fuerte crisis económica. Debía actuar rápido, por lo que declaró un estado de emergencia y llamó al Congreso a sesionar durante tres (03) meses seguidos, aprobando quince (15) piezas de legislación para frenar la crisis. Sus esfuerzos arrojaron buenos resultados y, tan sólo cien (100) días después, el cambio era notorio.

Desde ese entonces, todos los Presidentes de los Estados Unidos han adoptado la tradición de trazar un plan para sus primeros cien días de gobierno, en los que pretenden sentar las bases de lo que será el resto de su gestión como mandatarios.
 

No sólo para Políticos

Si bien el término de los cien días se asocia a la política, hay razones para pensar que la adopción de ésta práctica en profesionales, emprendedores y personas de negocios puede ser muy provechosa. En primer lugar, contraria a la creencia de que sólo toma 21 días para crear un hábito, estudios recientes demuestran que para que un hábito se cree y se adopte tomaría unas 12 semanas (3 meses ó 90 días).

Adicionalmente, alcanzar metas importantes durante los primeros meses crea momentum y sienta las bases para alcanzar el éxito durante el resto del año.

Cien días es sólo un número al azar, pero también es una buena meta para comenzar el año con buen pie y llenarse de energía y motivación. Después de todo, si es lo suficientemente bueno para los presidentes, es lo suficientemente bueno para mi también.

A continuación tres (03) consejos para crear tu propio plan de 100 días para alcanzar lo que te propongas durante el año.

 

Selecciona tus Metas

La razón principal por la que fracasamos es por una mala selección de nuestras metas. Si tomamos metas muy difíciles de lograr en el tiempo previsto, nos frustramos. Si seleccionamos metas muy fáciles, no representan un reto lo suficientemente importante para motivarnos ni nos llenan de satisfacción al alcanzarlas.

La clave es seleccionar una meta lo suficientemente grande como para mantener nuestro interés y que a la vez sea alcanzable en el tiempo que proponemos.

Aunque cien días parezca mucho tiempo, en realidad es un espacio bastante corto, por lo que recomiendo seleccionar entre una y hasta un máximo de tres metas para el plan. Particularmente recomendaría seleccionar dos metas profesionales y una meta personal.

 

Elige un Hábito

El éxito -o el fracaso- no sucede de la noche a la mañana, sino que son el resultado de las cosas que hacemos a través del tiempo. El problema radica en que hacer algo nuevo, sobre todo si requiere esfuerzo, toma fuerza de voluntad.

El problema con la fuerza de voluntad es que es finita, la vamos utilizando durante el día y cada esfuerzo que hacemos consume un poco más de ésta hasta que acaba. La solución es incorporar hábitos a nuestras vidas. Un hábito toma esfuerzo al principio, consume nuestra fuerza de voluntad, pero una vez creado, pasa a ser algo normal en nuestro día y toma muy poco esfuerzo y muy poca fuerza de voluntad.

Decide crear un hábito que sea útil a tus metas a mediano y largo plazo. Por ejemplo, si quieres escribir un libro, despiértate media hora antes TODOS los días y escribe por 30 minutos. No importa que lo que escribas sea bueno o sea malo, lo importante es ir formando el hábito de escribir.

Una de las claves para crear el hábito es que éste sea repetido todos los días y a la misma hora. Por esta razón funciona muy bien hacerlo a primera hora de la mañana, cuando aún nuestro tanque de fuerza de voluntad está completamente lleno. Los primeros días tomará más esfuerzo pero al cabo de unos pocos días se hará cada vez más fácil, hasta que logres incorporar el hábito como parte de tu rutina.

 

Traza un Plan

Una vez que tienes metas claras y has decidido un hábito a incorporar a tu vida durante el año, el próximo paso es trazar un plan. No es “rocket science“, se trata simplemente de medir 100 días a partir del día en el que comienzas y colocar las fechas límite para alcanzar las metas.

Para hacerle seguimiento al plan puedes usar un app en tu teléfono o computadora, aunque yo recomiendo hacerlo en papel. Hay partes del cerebro que funcionan cuando usamos papel y lápiz que nos ayudan a conectarnos mejor con lo que hacemos y el propósito de lo que queremos lograr. Sin embargo, utiliza lo que te haga sentir más cómodo.

Una vez que tienes un plan estructurado, revísalo todos los días. Si es posible, marca con una X los días en los que cumpliste con tu nuevo hábito y házle seguimiento a tus metas.

Si sigues éstos consejos estoy seguro que en 100 días crearás un nuevo hábito al servicio de tu éxito y alcanzarás entre dos y tres metas importates que te motivarán y darán momentum para afrontar el resto del año.

2 Comentarios

  1. Hola David, gusto de saludarte por este medio. Me ha gustado mucho tu artículo, fácil de entender, las palabras justas para dejar la idea clara y sobre todo un estilo depurado que deja el elemento principal de la motivación. Just Do it and do it now! Los japoneses han dejado elementos similares en la organización empresarial con el Kaizen, o mejoramiento continuo, puesta en práctica en empresas como la Toyota. Aunque uno de los padres de esa filosofía fue el estadounidense William Deming, creador de el círculo de Deming PDCA siglas en inglés de Planear, Hacer, Verificar, Actuar. El cual se ha trasaldado para generar hábitos en los niños japoneses, orden y limpieza, reglamentando la ley del minuto, diario y siempre a la misma hora, luego de un tiempo subiendo a 5 minutos y luego a 10 minutos, hasta que se crea el hábito. En lo personal veo dos polos rigiendo la corriente y la contra corriente de este momento o ciclo vital de la humanidad, “Empatía y Procrastinación” Los hábitos adecuados son la única manera de llegar a donde se desea. Enhorabuena por el artículo!

Dejar respuesta